¿Estamos a tiempo de evitar dos grados?

Estaba esperando la charla de hoy para poner dos posts seguidos sobre cambio climático, ya que en el último mes hemos tenido dos charlas de gente del IPCC presentando el primer informe, de octubre de 2013 y hoy parte de los científicos españoles que han participado en el segundo grupo de trabajo, que presentó el lunes el informe y el resumen para responsables de polítiicas.

Este primer post es un resumen de la opinión que nos dio la semana pasada Thomas Stoker, co-Chair del Grupo I del IPCC. Es decir, el grupo de los de la ciencia física. El profesor Stoker dio una charla en la Autónoma de Madrid sobre el quinto informe del IPCC. Tuvo bastante paciencia para las constantes interrupciones a la charla que se producían por las mismas personas que parecían estar más centradas en su afán de protagonismo.

Stoker recordó parte de las últimas conclusiones del IPCC: la concentración sin precedentes de CO2 en los últimos 800.000 millones de años según diferentes testigos de hielo y diferentes técnicas que hacen aumentar el muestreo estadístico, las tendencias, la congruencia y coincidencia de casi todos los modelos atmosféricos… Para al final concluir que efectivamente, hay posibilidades y buenas de poder evitar el umbral de calentamiento de los 2ºC. Afirmaba que tendría un coste el hacerlo, pero no parecía demasiado preocupado: el petróleo barato se ha acabado y con él el gran incentivo. No mencionó más que de pasada la posibilidad de usar la geoingeniería.

1.5 grados.

A Stoker le parece buena estrategia seguir abogando por pedir retener el calentamiento por debajo de 1.5º, algo que es absolutamente necesario para nuestra península, bien expuesta a los impactos del cambio climático, como todo el sur de EUropa. No es que crea que es un escenario posible, porque solo el escenario de concentración de gases de efecto invernadero RCP 2.6 hace esta temperatura posible. Eso sí, ninguno de los escenarios hace elucubraciones sobre los posibles resultados de la cumbre de París del año que viene de Naciones Unidas donde debería salir el acuerdo para intentar mantener el calentamiento por debajo de los dos grados. Si bien tenemos tan poco margen para esta trayectoria que hay razones para el pesimismo, Stoker lo planteaba para las demandas de la sociedad civil como algo realmente necesario que tenían que transmitir y comunicar al hacer presión a los gobiernos. La respuesta, no explícita, es sí, somos capaces de acuerdo al quinto informe, pero solo si hacemos algo.

Incertidumbres: Realmente Stoker cumplió su papel y fue contundente: el cambio climático existe y al margen de las variaciones naturales, que las admiten, hay una impronta clara, marcada y cada vez más acelerada en el sistema climático. Los mares se calientan más despacio, la ralentización del calentamiento durante la última década se puede explicar por dos componentes (ciclos de El Niño y la Niña y la absorción de calentamiento en las capas más profundas, aunque sin saber aún por qué no se ha absorbido hasta ahora), y todos los modelos muestran una tendencia lineal muy convergente, al contrario de lo que ocurría en el Cuarto Informe. Stoker aun así manifestaba cautela frente al aumento de los fenómenos meteorológicos extremos asociados a las precipitaciones, el impacto económico se lo dejaba a los grupos posteriores, y para él, las reconstrucciones paeloclimáticas aún tenían mucho recorrido, no habían hecho nada más que empezar.

El público ni fu ni fa, quien intervino, fue para intentar sacarle pegas metodológicas más que cualquier otra cosa.

 

 

Advertisements