How do furgivorous birds build-up their fruit meals?

Fusilando un muy interesante post 🙂

The Red Notebook | Pedro Jordano

This is the third part of a trilogy of papers dedicated to understanding the evolution of fruit colors and visual signals evolved by plants to attract animal mutualists. The paper is now available online at the Proceedings of the Royal Society, Biology website.

Theory predicts that trade among mutualists requires high reliability. Here, we show that moderate reliability already allows mutualists to optimize their rewards. The colours of Mediterranean fleshy-fruits indicate lipid rewards (but not other nutrients) to avian seed dispersers on regional and local scales. On the regional scale, fruits with high lipid content were significantly darker and less chromatic than congeners with lower lipid content.

Sylvia atricapillaSylvia borin

On the local scale, two warbler species (Sylvia atricapilla and Sylvia borin, above) selected fruit colours that were less chromatic, and thereby maximized their intake of lipids—a critical resource during migration and wintering.

PRSB 1

Figure. The trade of resources characterizing mutualistic…

View original post 479 more words

Advertisements

Cuando la ciencia se (des)coordina

¿Somos capaces de coordinarnos como sociedad civil y como científicos?Sin-título-1

Ecologistas en Acción Córdoba me invita a dar una charla sobre biodiversidad y cambio climático, ya que tenemos un par de estudios hechos que nos sirven de base para contar unas cuantas cosillas. Con el fin de actualizarla, me dedico a recopilar algunos papers más, informes, datos… Me sorprendo cuando me topo con un mail de la Asociación de Ecología Terrestre con un enlace a una flamante web de WWF donde se modelizan un elevado número de especies de la flora peninsular española y su distribución potencial futura en escenarios de cambio climático, y enumeran medidas y recomendaciones para su conservación. Me he sorprendido bastante porque pensaba que habían hecho otro estudio, duplicando esfuerzo, tiempo y dinero. Hasta muy adentro del informe no veo que son los mismos datos publicados bajo la dirección de Ángel Felicísimo de la Universidad de Extremadura y Miguel Araújo del CSIC por encargo de la Oficina Española de Cambio Climático para plantas (algunas) y animales respectivamente. Nosotros hicimos un estudio con Amigos de la Tierra, la Fundación Biodiversidad y el CSIC con la misma metodología pero utilizando una muestra de plantas representativa de la biodiversidad española.

Y exactamente con las mismas limitaciones. Utilizar demasiadas especies implica que tienes que tirar de bases de datos de su distribución para sacar el trabajo en un plazo razonable, pero estas bases de datos están demasiado sesgadas. No hay más que ver, por ejemplo, todos tus puntos en conjunto con una capa de carreteras debajo. Es de coña comprobar cómo parece que las mayor biodiversidad la tenemos a pocos kilómetros de las vías de comunicación.

Cada vez con mayor frecuencia están apareciendo revisiones muy críticas sobre los problemas que este tipo de estudios que hemos hecho por duplicado tienen, por ejemplo no contar con la autocorrelación de los datos, el tipo de evaluación de los modelos, o la calidad del conocimiento de la distribución de las especies. Solo como ejemplos.

Efectivamente tenemos unas herramientas muy útiles. Pero también una visión muy limitada. Podemos utilizar modelos sofisticados para predecir qué va a ser de nuestra biodiversidad si se cumplen las peores predicciones del cambio climático y saber qué parches poner, pero eso no significa conservar la biodiversidad. Tiene que significar saber cuáles son las consecuencias de la crisis ambiental para poner freno a las causas. Conservar las semillas de una planta que se extingue por el cambio climático no vale para nada, frenar el cambio climático para que esa planta no se extinga, sí.